MENU

VUELVE A SUCEDER…

Me encanta cuando la persona que está al otro lado y se interesa por mis servicios, se dedica a la imagen, la estética o audiovisuales. Son emociones mezcladas y en cierto modo, encontradas.
Porque es emocionante que alguien se fije en ti trabajando en el sector y por otra parte somos clientes más exigentes entre nosotros. Es inevitable, creo que pasa en todas las profesiones.

Sally me dijo que se casaba en Bruselas y que si estaba disponible el día de su boda. Recuerdo el primer día que hablé con ella via facetime, tenía un sol radiante en pleno invierno que le daba acariciaba la cara y hacía que su sonrisa fuese todavía más mágica.

Ella es una de esas mujeres que la ves y la notas una wonderwoman. Tiene una energía deslumbrante a la vez que arrolladora, podría quedarme hablando con ellas horas y horas, lástima que mi inglés no da para tanto jejejej. Después de conocer a su madre, comprendí de donde la venía tanto carisma. Otra mujer que me atrapó nada más conocerla.

Y lo más bonito es que la conocí hace más de 4 años, creo recordar en la boda de su amiga, que ahora iba a ser su maquilladora. Así que estar con las dos, fue de nuevo un regalo de la vida.

Desde pequeña siempre ha sido un sueño, por mi alta “adicción” al chocolate, viajar a Brujas. Así que ese viaje era para mí!! Retratar el amor de esa increíble y su pareja Marc y luego regalarme una excursión conmigo misma a Brujas.

El lugar de la boda fue realmente idílico. Pero antes de hablar sobre el lugar me gustaría comentaros lo que más me gustó de la iglesia. ¡Todos cantaron juntos!! La energía estaba en el aire, se podía palpar, te abrazaba y emocionaba, ver como todos arropaban a los dos. MAGIA.

Volviendo al lugar de la celebración. A pesar de hacer mucho frío, poder pasear por ese parque hasta llegar a lugar donde te espera un señor con una bonita sonrisa y te invita a subir a una especie de barca para llevarte al otro lado donde será se celebre el resto de la boda, hacía que mereciese la pena ese pequeño malestar por el frio, y qué le vamos a hacer si una es una friolera. :).

Algo que también me encantó, fue el pastel de los novios, que se cortó durante el cocktail y era de quesos, realmente divertida y personal. Me encantan esos pequeños detalles que hacen únicas a mis parejas.

Y la otra cosa fue, cuando padre el padre de Sally le tocó con el piano la canción de apertura a la fiesta. Puro amor.

Lo de mi viaje a Brujas, lo dejamos para otro día porque merece un post muy largo con todo lo que sentí y conocí.

Comments
Add Your Comment

CLOSE