MENU

Carina & Pedro decidieron juntar a todos los suyos para celebrar su amor. Cuando el destino insiste, no te puedes resistir…

La primera boda del año y la última, para mi son realmente importantes. Abren y cierran ciclo. Temporada, año.

Así que este año empezar con la boda de Carina & Pedro en Miami, me pareció una mag-nífica forma de empezar la temporada.

Primero porque Miami es muy especial para mi, son muchas cosas las que ese “trocito” de tierra me ha enseñado estos años.

Y segundo, porque una novia que te llama con un mes de antelación a su boda, que tiene las cosas tan claras y te contrata, siempre es bonito, pero cuando lees la historia de amor de ellos… ya te caes para atrás y estás deseando verles juntos para ver cómo se miran.

Ellos decidieron el último día y cuando digo el último digo es el último, que al final no se vestían en diferentes sitios y que querían vestirse juntos en la misma casa pero sin verse.

Me recordaron a Ana & Elena, de nuevo la diversión estaba servida :).

Igual que Ana Encabo y yo decidimos ir juntas a esta boda ( después de que a la novia le pareciese bien que fuese con un second) ,para seguir aprendiendo la una de la otra. Porque lejos muy lejos quedó cuando yo era la maestra y ella la alumna, ahora es el claro ejemplo de cuando el alumno supera al maestro. Sólo puedo sentir orgullo de ella y gratitud por ser tan bonita como es.

De verdad que tengo mucha suerte con mis parejas, porque al tener un estilo de fotógrafa de bodas natural creo que eso hace que atraiga a personas que independientemente co-mo sea su estilo de vida, su estatus socio – cultural, su forma de vestir, su sexo, su nacionalidad o su religión, lo que verdaderamente quieren es que les retrate sus emociones y la de todos los suyos. Que sea algo natural y espontáneo sin dejar de lado la estética por las cosas bonitas como a mi me gusta vivir.

Decidieron hacer un firstlook! Y ya sabéis lo que me gusta! Lo que no sé de verdad como fueron capaces estando en la misma casa, aguantar sin mirarse.

Yo admiro a mis parejas con todo mi corazón de verdad. No sé si alguna vez estaré en vuestro lugar, pero desde luego que tenéis mucho mérito de abriros así a mi, o a cualquier compañero de profesión. Dejarnos ver una de las partes más íntimas del hombre, con la que se siente enormemente vulnerable. Expresando amor. Sois maravillosos todos y cada uno de vosotros.

Ese día Miami estaba travieso y decidió llover sin parar, pero con la sonrisa de paraguas llegaron es su bonito coche blanco y celebraron la ceremonia entre risas, gotas y lágrimas.

Acabamos cenando todos desordenadamente por la finca, en el suelo, escaleras, de pies, dentro de la sala.

Pero no había ni una sola mala cara, todo eran risas, complicidad, alegría, saltos, bailes… aquella noche pude presenciar y creo que Ana podría decir lo mismo, como todos y cada uno de los invitados eran el espejo de como eran los corazones de Ana & Pedro juntos.

WP: Ayelier 18. Villa: Woodbine

Comments
Add Your Comment

CLOSE